(0294) 4435324 - 4429052 - 4459233     154235208 - 154249659

 

Significado clínico:

Es una bacteria gram negativa intracelular, causante de faringoamigdalitis, bronquitis, neumonía (la enfermedad más comúnmente reconocida), sinusitis, otitis, fiebre de origen desconocido. También ha sido asociado con infecciones leves del tracto respiratorio superior. Es un patógeno humano que se transmite por vías respiratorias.

Deben obtenerse muestras en el período agudo y en el de convalescencia, separados por un período de 2 ó 3 semanas para observar la variación en los títulos. La reinfección por C. pneumoniae es común, especialmente en adultos. En ella la ausencia frecuente de IgM y anticuerpos fijadores de complemento hace que el diagnóstico sea menos definido.

Infecta sólo el tacto respiratorio. Existe un solo serotipo que produce infecciones respiratorias de adultos, jóvenes y niños. Es un patógeno exclusivamente humano que produce una neumonía atípica en un 10%. Suele cursar en forma leve pero se describieron casos severos en ancianos y/o portadores de enfermedades crónicas. La prevalencia de anticuerpos es 10 veces más frecuente que para C. trachomatis, es muy baja en niños menores de 5 años y comienza a crecer marcadamente desde la adolescencia hasta alcanzar el máximo en el adulto. La prevalencia es mayor en hombres que en mujeres. La IgG aparece a partir de la 8a semana y persiste 2-3 años. Los anticuerpos de clase IgM aparecen en la segunda semana, en las reinfecciones no se detectan.

La prueba de FC es más útil en personas jóvenes con infecciones primarias por la cepa TWAR y menos útil en personas mayores que a menudo padecen reinfección.

Utilidad clínica:

  • Diagnóstico de enfermedad por Chlamydia pneumoniae.
  • Recidivas: las reinfecciones son frecuentes y producen aumento del título de IgG pero no se detecta IgM y tampoco presentan anticuerpos fijadores de complemento, por lo que el diagnóstico serológico es menos definido.

Variables por enfermedad:

  • Se ha asociado la enfermedad de las arterias coronarias, infarto agudo de miocardio y la aterosclerosis con el anticuerpo anti C. pneumoniae. Se ha demostrado la presencia del microorganismo en las placas de ateroma de arterias coronarias y aorta, pero no en tejido arterial normal. El papel de la infección por C. pneumoniae en la patogenia de la aterosclerosis es desconocido. Se ha detectado antígeno chlamidial y DNA en arterias coronarias, aorta y otros vasos.
  • La prevalencia de anticuerpos contra esta Chlamydia fue mayor en pacientes con enfermedad coronaria que en aquellos sin patología.
  • Falsos positivos: para anticuerpos IgM, si el paciente adulto presenta factor reumatoideo.

Bibliografía:

1. Mandel, Bennett and Dolin. Enfermedades infecciosas principios y prácticas. Editorial Panamericana, 4ª edición; Madrid, España.  Año 1997.

2. Stanchi Nestor, Torres Ramón. Enfermedades del tracto genital femenino. E.C.A Ediciones Científicas Americanas.