(0294) 4435324 - 4429052 - 4459233     154235208 - 154249659

 

Sinonimia: marcador de carcinoma gastrointestinal y de ovario.

Significado clínico:

El CA 72.4 es el anticuerpo monoclonal que reconoce a una molécula mucina-símil, de alto peso molecular (mayor de 106 D), asociada a adenocarcinomas humanos. Debido a que puede ser detectada tanto en epitelio fetal como en muestras séricas de pacientes con carcinomas varios, es catalogada como proteína carcinoembrionaria. Sin embargo sólo moderadas elevaciones del CA 72.4 se observan en la mayoría de los casos.

Actualmente es considerado el marcador más útil en el seguimiento de pacientes con cáncer gástrico a pesar de su baja sensibilidad. Constituye uno de los múltiples marcadores que identifican tumores epiteliales.

El CA 72-4 se complementa con el CA 19.9 y CEA. La medición conjunta de CA 72.4 con el CEA incrementa la sensibilidad de detección del carcinoma gástrico de 42% a 51%, mientras que asciende al 57% el uso conjunto con el CA 19.9.

Sin embargo aumentos de CA 72.4 se observan también en pacientes con enfermedad benigna.

En el caso del cáncer gástrico la especificidad es mayor al 95% en la enfermedad benigna gastrointestinal con una sensibilidad de alrededor del 40-46%, que puede llegar al 80% según algunos reportes.

Durante el período postoperatorio, los niveles de 72.4 se normalizan dentro de 1-2 semanas y en caso de no haber evidencia de enfermedad podrán permanecer dentro del intervalo de referencia.

La sensibilidad clínica del CA 72.4 (42%) utilizada en conjunción con CA 19.9 incrementa al 57%, mientras que junto con el CEA sólo asciende al 51%.

Para el cáncer colorrectal la sensibilidad es del 20-41% y existe correlación con el estadío clínico del tumor de acuerdo a la clasificación de Dukes.

Dentro de los 18 días de efectuada la resección se observa un descenso del nivel del marcador, hecho que no ocurre a posteriori de una cirugía paliativa. Si hay persistencia de masa tumoral (tumor residual), el CA 72.4 permanecerá elevado. En caso de recurrencias el nivel del marcador aumenta en el 78% de los casos, usualmente con antelación a la evidencia clínica.

Para el cáncer de ovario se describe una sensibilidad del 47-80% en los estadíos III-IV, mientras que la misma sólo es del 10% para los estadíos I-II, con mayor selectividad para el cáncer de tipo mucinoso, en comparación con el CA 125.

La especificidad clínica es del 97-85% en la patología benigna de ovario. En el caso de recurrencia del tumor, los pacientes sometidos a una segunda cirugía exploratoria (second look), pueden presentar concentraciones elevadas del marcador en el 40% de los casos. En combinación con el CA 125 se obtiene un incremento aditivo de la sensibilidad desde el 60% (CA 125) a 73% para el diagnóstico y del 60-67% en la detección de recurrencia del tumor.

Utilidad clínica:

  • Monitoreo del tratamiento y del curso de la enfermedad (cancer gastrico) como marcador de primera línea junto a otros marcadores como el CEA o el CA 19.9 (marcadores de segunda línea). Hay una débil correlación entre el CEA y el CA 72.4 en pacientes con cáncer gástrico. Sus valores pueden ser complementarios.
  • Monitoreo del carcinoma mucinoso de ovario como marcador de segunda línea junto al CA 125 (Indicación relativa).

Variaciones patológicas

  • Aumentado: Pancreatitis (3%), cirrosis hepática (4%), enfermedad pulmonar (17-19%), enfermedad reumática (21%), enfermedad ginecológica (0-10%), enfermedad benigna de ovario (25%), de mama (10%), enfermedad gastrointestinal benigna (5%), carcinoma de pulmón (36%), hepatitis viral, obstrucción biliar, pólipo colorrectal y gastroenteritis.
  • IMPORTANTE: No se deben realizar seguimientos en distintos laboratorios: la comparación entre valores de CA 72.4 obtenidos en laboratorios diferentes, con kits diferentes es usualmente pobre, aún empleando el mismo anticuerpo y el mismo método.
  • Se debe emplear la misma dilución (si es requerido por superar los límites de la curva) durante el seguimiento de un paciente.

Bibliografía:

1- LotharT. Clinical Laboratory Diagnostics: Use and assessment of clinical laboratory results, English edition, 1998.

2- Young D. and Friedman R. Effects of Disease on Clinical Laboratory Test, edited by AACC, third edition, 1997.

3- Burtis C. and Ashwood E. Tietz Textbook of Clinical Chemestry, W.B. Saunders Company, third edition, United States of America,1999.

4- Wu J. and Nakamura R. Human Circulating tumor markers. Current Concepts and Clinical Applications. American Society of Clinical Pathologists, Chicago, 1997.