(0294) 4435324 - 4429052 - 4459233     154235208 - 154249659

 

Momento de la toma de muestra: 12 – 18 horas luego de la dosis oral o inmediatamente antes de la próxima dosis. 12 horas luego de la dosis endovenosa.  Durante la fase post-operatoria en pacientes transplantados, la frecuencia de monitoreo es de 4 ó 5 veces por semana.

Concentración tóxica: > 400 ng/ml

Tiempo de semivida:

Sujetos sanos: 4,7 – 9,5 horas

Transplantados renales: 4,3 – 53,4 horas

Cirrosis hepática: 10,8 – 48,0 horas

Volumen aparente de distribución: 4,0 – 6,0 L/Kg (2)

Unión a proteínas: 90% – 96%. La unión es dependiente de la temperatura in vitro, y de la concentración in vivo.

T máximo: 2 – 3 horas luego de la dosis oral.

Eliminación:

Hepática. Es metabolizada en el hígado a múltiples productos, los cuales son excretados en su mayoría en la bilis. Sólo del 1 al 6% de los metabolitos se excretan en orina.

Significado clínico:

La ciclosporina es un inmunosupresor altamente efectivo, empleado luego de transplantes de órganos y en un amplio número de otras enfermedades autoinmunes.

La acción se inicia cuando la ciclosporina entra al linfocito para formar un complejo con los receptores citoplasmáticos que se unen a la calcineurina. Este proceso interfiere con la transcripción de citoquinas iniciada por calcio normalmente. Los niveles reducidos de citoquinas, promotores normales de la proliferación linfocítica conducen a una reducida respuesta celular a antígenos: inmunosupresión.

El mecanismo exacto de acción de la droga es interferir con la acción de los linfocitos T helper y la secreción de linfoquinas con un mínimo efecto sobre las células B.

Debido a la inmunosupresión existe la posibilidad de infecciones potenciales, siendo significativamente mayor en presencia de concentraciones tóxicas de ciclosporina.

Se encuentra unida en alta proporción a las lipoproteínas plasmáticas y a los eritrocitos. La absorción oral de la ciclosporina puede ser afectada por el tiempo transcurrido luego de la cirugía, dosis administrada, disfunción gastrointestinal, enfermedad hepática y comida.

Comúnmente es recomendable realizar la medición de ciclosporina en sangre entera debido a que numerosos factores como la temperatura, concentración lipoproteica, hematocrito, influencian la relación sangre/plasma. Por ej. a la temperatura corporal la ciclosporina se encuentra en igual proporción en los glóbulos rojos y en plasma, sin embargo a menor temperatura tiende a encontrarse en los eritrocitos. Por esto se prefiere la determinación en sangre entera.

El mayor factor que limita el uso de la ciclosporina es la nefrotoxicidad relacionada a la dosis. Los aminoglicósidos, la anfotericina B, co-trimoxazole, melfalam, cefalosporina, ketaconazol, furosemida y las drogas antiinflamatorias no esteroides pueden potenciar la nefrotoxicidad.

Otros efectos adversos son el hirsutismo, la hiperplasia gingival, hepatotoxicidad, hipertensión, hipomagnesemia, anafilaxis, neurotoxicidad, convulsiones, toxicidad del SNC y desórdenes linfoproliferativos.

Importante: Debido a que los resultados de ciclosporina dependen de la muestra empleada (sangre entera/plasma), del método, del anticuerpo (monoespecífico o poliespecífico), se recomienda que el seguimiento de un paciente se realice siempre en un mismo laboratorio para eliminar las posibles variables.

Utilidad clínica:

  • Monitoreo de la terapia, con el fin de optimizar la dosis.

Interferencias:

Las determinaciones por HPLC son altamente específicas. Los inmunoensayos son menos específicos, pudiendo encontrarse distinto grado de reacción cruzada con distintos metabolitos.

Variables preanalíticas:

  • Disminuido: Niños.

Variables por enfermedad:

  • Aumentado:Enfermedad hepática: reducida absorción y retardo en la eliminación. Disfunción renal.

Variables por drogas:

  • Aumentado: Andrógenos, danazol, diltiazem, estrógenos, ketoconazol, miconazol, metiltrexato, anticonceptivos orales, verapamil, nicardina, metilprednisolona, sulfametoxazole, anfotericina B, melfalam, cimetidina, eritromicina: biotransformación, furosemida, cefalosporina.
  • Disminuido: Difenilhidantoína, la combinación rifampina-isoniazida, terapia con esteroides largo tiempo, co-trimoxazole y fenobarbital: trimetroprima, sulfa endovenoso, carbamacepina, primidona

Bibliografía:

1. LotharT. Clinical Laboratory Diagnostics: Use and assessment of clinical laboratory results, English edition, 1998.

2. Jacobs D.S., Demott W.R. Grady H. et al., Laboratory Test Handbook, Edit by Lexi-Comp Inc., Cleveland, United States of America, 4th edition, 1996.

3. Tietz N. W. Clinical Guide to Laboratory test, edited by W.B. Saunders Company, third edition, United States of America ,1995.

4. Burtis C. and Ashwood E. Tietz Textbook of Clinical Chemestry, W.B. Saunders Company, third edition, United States of America,1999.

5. Lehmann C. A. Saunders Manual of Clinical Laboratory Science, W.B.Saunders Company, Philadelphia, first edition 1998.

6. Dufour R. Clinical Use of Laboratory Data. A practical guide, Lippincott Williams&Wilkins, USA,1998.

7. Ravel R. Clinical Laboratory Medicine. Clinical application of Laboratory Data. Mosby editorial, sixth edition, United States of America, 1995.