(0294) 4435324 - 4429052 - 4459233     154235208 - 154249659

 

Sinonimia:

Anti-VCA para EBV IgM e IgG

Anti-EA para EBV IgM e IgG

Anti-EBNA para EBV IgM e IgG

Significado clínico:

El virus de Epstein Barr es un herpes virus humano ubicuo, es subclínico en la infancia temprana, es el agente de la mononucleosis infecciosa heterofila positiva (MI), enfermedad que con mayor frecuencia afecta a adolescentes o adultos jóvenes. La detección del genoma de EBV en células del linfoma de Burkitt africano (LB) y del carcinoma nasofaríngeo sugieren una posible asociación entre el EBV y ambos tumores.

La mononucleosis infecciosa con anticuerpos heterófilos positivos podía desarrollarse en personas que no poseían anticuerpos contra EBV preexistentes y que, a la inversa, la mononucleosis infecciosa con anticuerpos heterófilos positivos invariablemente se asociaba con la adquisición de anticuerpos.

Con la determinación de anticuerpos específicos para Epstein Barr se demostró que un 10 a un 20 % de los casos de mononucleosis de los cuales la mayoría son heterófilos negativos, eran provocados por otros agentes, con mayor frecuencia por citomegalovirus (CMV),. se encuentran receptores par el virus en los linfocitos B.

Las infecciones por EBV presentan síntomas que se superponen con los de otras enfermedades. El virus del Epstein Barr puede ocasionar los síntomas de mononucleosis infecciosa en la infección primaria

Además este virus persiste y su reactivación puede ocurrir en personas inmunocomprometidos principalmente.

VCA-IgM: indica multiplicación viral y lisis celular.

Sirve como diagnóstico de infección aguda o reciente y es el marcador más usado para MI. Es muy sensible y específico, aparece con la enfermedad y persiste entre 4 y 10 semanas.

VCA-IgG: es un marcador epidemiológico, que aparece al comienzo de la enfermedad y persiste toda la vida. Se encontró en el LB y cáncer nasofaríngeo.

Anti EA-D: es detectable en 70-85% de pacientes con MI en fase aguda (también detectado en carcinoma nasofaríngeo). Más tardío que VCA-IgM, alcanza el máximo entre la tercera y cuarta semana de evolución de la enfermedad y persiste de 3 a 6 meses.

Anti EA-R: detectable, ocasionalmente, en MI y en altos títulos en pacientes con LB y enfermedad de Hodgkin. Aparece cuando se alcanza el valor más alto de anti EA-D y persiste dos años más.

EBNA-IgM: se detecta precozmente (entre los 3 a 6 días de aparecer los síntomas), antes que VCA-IgM y los anticuerpos heterófilos. Alcanza el máximo en la fase aguda y puede persistir más tiempo que VCA-IgM.

EBNA-IgG: aparecen tardíamente (a 3-4 semanas del comienzo de la enfermedad) y persisten de por vida. Indica infección pasada. En la fase aguda, su ausencia junto a VCA-IgG indica infección reciente.

El EBV es un herpes virus humano, agente etiológico de la MI y asociado a LB, carcinoma nasofaríngeo y síndromes linfoproliferativos en inmunodeprimidos. El diagnóstico de MI se realiza basándose en tres criterios:

1) Sintomatología clínica.

2) Cuadro hematológico.

3) Serología.

La utilidad de anticuerpos EBV se da en los casos de mononucleosis infecciosa con anticuerpos heterófilos negativos y en el diagnóstico diferencial de otras infecciones causadas por CMV, toxoplasma y virus de rubéola.

Utilidad clínica:

  • Diagnóstico y evaluación de infección por virus Epstein Barr.
  • El diagnóstico por serología encuentra sus inconvenientes dado que existe un alto grado de variabilidad de la respuesta inmunológica.Más del 20 % de las infecciones agudas cursan con ausencia de VCA-IgM.
  • En algunos individuos la respuesta VCA-IgM persiste en un bajo porcentaje de los casos.
  • La pérdida del anti EBNA (marcador de infecciones pasadas) puede perderse debido a la inmunosupresión y por lo tanto parecerse a una infección aguda.
  • El  5% de las personas infectados con EBV nunca desarrollan anti-EBNA detectable y su serología puede interpretarse como una infección actual.
  • En los niños los anticuerpos heterófilos son negativos con Paul Bunnel negativo, por lo tanto debe realizarse estos marcadores serológicos, si la Paul Bunnel da positivo como el 80% de los casos no se realiza más nada.
  • Falsos positivos: Para VCA-IgM, en sueros con factor reumatoideo e infecciones por CMV.
  • En VCA-IgG, en pacientes con SIDA.

Bibliografía:

1. Mandel, Bennett and Dolin. Enfermedades infecciosas principios y prácticas. Editorial Panamericana, 4ª edición; Madrid, España. Año 1997