(0294) 4435324 - 4429052 - 4459233     154235208 - 154249659

Sinonimia: glucosa, glicemia

NOTA: La glucosa en sangre capilar es menor que en plasma o suero venoso, debido a la presencia de células (menor relación glucosa/volumen) y mayor consumo periférico.

Existe diferencia entre plasma venoso, arterial o capilar durante el período postprandial pero no en el ayuno.

Significado clínico:

La glucosa es un hidrato de carbono que constituye la principal fuente energética del organismo. Su concentración sanguínea se mantiene dentro de estrechos márgenes a lo largo del día, a pesar de las fluctuaciones que se producen tras el ayuno o la alimentación; esto es debido al efecto combinado de la insulina, glucagón, cortisol, epinefrina y hormona de crecimiento.

La patología más común relacionada con el metabolismo de los hidratos de carbono es la Diabetes mellitus, síndrome caracterizado por una secreción anormal de insulina o resistencia a la misma, que se refleja en hiperglucemia y/o glucosuria y secundariamente en una variedad de manifestaciones metabólicas y vasculares.

El diagnóstico precoz y el control en los pacientes diabéticos tiene por objeto evitar la cetoacidosis y las complicaciones resultantes de la hiperglucemia.

Los adultos con niveles de glucemia entre 110-126 mg/dl deben ser reexaminados. (Ver Diagnóstico de Diabetes)

En las embarazadas se altera el metabolismo de los carbohidratos en las primeras semanas por los efectos combinados de estrógenos, progesterona y posiblemente prolactina. Los cambios metabólicos son anabólicos:

1- Hiperplasia de la célula beta pancreática

2- Secreción incrementada de insulina

3- Aumentada sensibilidad a la insulina

El crecimiento de la placenta contribuye significativamente a la utilización de la glucosa, directamente por metabolización del 50-75 % de la glucosa suplida por la madre e indirectamente, por incrementar la producción de láctogeno placentario (HPL), que junto al cortisol producen los cambios en la segunda mitad del embarazo. En esta etapa alcanzan la mayor concentración las hormonas diabetogénicas: cortisol- HPL- progesterona.

Dos semanas antes del parto, la utilización de la glucosa se incrementa ligeramente, por razones desconocidas; luego del nacimiento, los parámetros del metabolismo carbohidrato cambian hacia valores de la mujer no embarazada.

Utilidad clínica:

  • Screening en la población general.
  • Diagnóstico de diabetes mellitus. La prueba de tolerancia oral a la glucosa se puede emplear para diagnóstico sin embargo, en la práctica es preferible la glucosa plasmática en ayunas (GPA) por su facilidad, rapidez, conveniencia, aceptabilidad por los pacientes, bajo costo, reproducibilidad (GPA: CV% intraindividuo= 64% versus PTOG= 17%)
  • (Ver: Pruebas dinámicas: Pancreas Endócrino)
  • Evaluación de desórdenes del metabolismo de los carbohidratos, acidosis y cetoacidosis, deshidratación, coma, hipoglucemia y neuroglucopenia en embarazadas, enfermedad crónica hepática, hepatitis aguda, pancreatitis aguda, pancreatopatía crónica, endocrinopatía autoinmune inducida, acromegalia, enfermedad de Addison, panhipopituitarismo, terapia corticoides, síndrome de Cushing, gigantismo, encefalopatía de Wernicke, tumores productores de glucagón, feocromocitoma, hipoglucemia relacionada a terapia de Diabetes Mellitus, insulinomas, hipoglucemia en personas con vómitos.
  • Monitoreo de la terapia en pacientes diabéticos.
  • Diagnosticar hipoglucemia en el neonato.
  • Evaluar pacientes con poliuria, polidipsia, polifagia, pérdida de peso y deshidratación.

Variable preanalíticas:

  • Aumentado: Edad (correlación positiva entre glucosa en ayuno/edad en mujeres entre 20-49 años), presión sistólica aumentada, comida.
  • Disminuido: La glucosa en sangre capilar, in vivo, es menor que en plasma o suero, debido a la presencia de células (menor relación glucosa/volumen) y mayor consumo periférico.

Variable por enfermedad:

  • Aumentado: Obesidad. Diabetes mellitus, disminución de la tolerancia a los hidratos de carbono, pancreatitis aguda, casos aislados de pancreatitis crónicas, cáncer de páncreas, síndrome de Cushing, acromegalia, gigantismo, encefalopatía de Wernicke (déficit de vitamina B1), tumores productores de glucagón, feocromocitoma, hipertiroidismo, septicemia, hemocromatosis, fibrosis quística, meningitis bacteriana, hipertensión esencial, hipertensión renovascular, infarto agudo de miocardio, enfermedad arterial coronaria, asma (en tratamiento corticoideo), gastroenteritis, colitis, falla renal, trauma, quemaduras, shock, síndrome de Klinefelter .
  • Disminuido: Insulinomas, enfermedad hepática grave, tumores no pancreáticos, endocrinopatías (insuficiencia hipofisaria o suprarrenal), sepsis severas, hipoglucemia funcional idiopática, gastrectomía, glucogenosis, intolerancia hereditaria a la fructosa, malnutrición proteica, enfermedad del jarabe de arce, enfermedad de Von Gierke, galactosemia, degeneración hepatolenticular, anorexia nerviosa, enfermedad de Alzheimer, síndrome de Reye, úlcera péptica, gastroenteritis y colitis, síndrome de Dumping post gastrectomía, necrosis aguda y subaguda del hígado, cirrosis alcohólica, hepatitis crónica activa, falla renal crónica, preeclampsia, enfermedad hemolítica del recién nacido, bulimia, golpe de calor, artritis aguda.

Variable por drogas:

  • Aumentado: ACTH, acetozolamida (prediabéticos o empleo de agentes hipoglucemiantes), ácido nicotínico, adrenalina, drogas beta adrenérgicas, alanina, AMP cíclico, aminoácidos (en infusión endovenosa), amiodarona, amitriptilina, andrógenos, anestésicos, antipirina, arginina, asparaginasa, cafeína, cannabis, clorotiazida, clonidina, clorpromazina, clonidina, corticostereoides, corticotrofina, cortisona, dexametasona, diazóxido, diltiazem, dopamina, efedrina, epinefrina, estrógenos, etanol (transitoria, en el desarrollo de la intoxicación), éter, fenitoína, furosemida, fludrocortisona, halotano, glucagón, glucocorticoides, halotano, indometacina, isoniazida, levodopa, levonorgestrel, litio, maltosa, medroxiprogesterona, meprednisona, morfina, narcóticos, nicotina, nortriptilina, niacina, fenitoína, teofilina, tiazidas.
  • Disminuido: Acetaminofeno, allopurinol, ácido acetilsalicílico, aminofenazona, acetoacetato, alanina (luego de corto término en obesos), anfetaminas, ácido aminosalicílico (puede disminuir en obesos), antihistaminas, ácido ascórbico, andrógenos, aspirina (en diabéticos si ingieren dosis tóxicas), barbituratos, clorpropamida, cimetidina, canabis, clofibrato, ciproterona (junto a etinilestradiol), eritromicina, etanol, esteroides anabólicos (en estado de ayuno), fenfluoramina, fructosa, glipizide, glyburide, guanetidina, insulina, inhibidores de la MAO, metformina, megestrol, metimazol, sulfamidas, sulfonilureas, quinina, propanolol, probenecida, salicilatos, sulfamidas, verapamil.

Bibliografía:

1- Jacobs D.S., Demott W.R. Grady H. et al., Laboratory Test Handbook, Edit by Lexi-Comp Inc., Cleveland, United States of America, 4th edition, 1996.

2- Young D. and Friedman R. Effects of Disease on Clinical Laboratory Test, edited by AACC, third edition, 1997.

3- Young D. Effects of Drugs on Clinical Laboratory Test, AACC, third edition, 1990.

4- Lockitch G. Handbook of Diagnostic Biochemistry and Hematology in Normal Pregnancy. CRC Press. Inc., Florida, United States of America,1993.

5- Faulkner W, Meites S. “Geriatric Clinical Chemestry: Reference values”. American Association for Clinical Chemestry, 1993.

6- Tietz N. W. Clinical Guide to Laboratory test, edited by W.B. Saunders Company, third edition, United States of America ,1995.

7- LotharT. Clinical Laboratory Diagnostics: Use and assessment of clinical laboratory results, English edition, 1998.