(0294) 4435324 - 4429052 - 4459233     154235208 - 154249659

 

Sinonimia: determinación de HBV- DNA carga viral.

Significado clínico:

Durante la etapa aguda de la infección por el virus de la hepatitis B y el período inicial de una infección crónica, el DNA está en forma episomal (libre o extracromosomal) y replica en el hepatocito con transcripción completa del genoma, produciendo por lo tanto viriones infectivos, DNA polimerasa, HBVs Ag, HBV core Ag y HBVe Ag. Esta fase es de alta infectividad y de enfermedad hepática activa en las formas crónicas.

Por diversos factores, del huésped y vírales, esta etapa puede evolucionar a la fase no replicativa de infección donde el DNA del virus se integra al genoma del hepatocito (cromosoma). Si bien es más frecuente que ocurra en una etapa crónica, también se han descripto casos de integrantes en etapa aguda y aún en hepatitis fulminantes.

El genoma integrado puede ser defectivo, y por lo tanto la transcripción es incompleta, generalmente se expresa el gen S con poca o ninguna expresión de las demás proteínas virales. Esta fase está asociada con la aparición del anticuerpo anti-HBVe en suero, baja infectividad y remisión de enfermedad activa en el hígado que puede mostrar una hepatitis crónica persistente o cirrosis inactiva.

Siempre con HBVs Ag (+) esta separación en fases nunca es absoluta o definitiva, ya que pueden encontrarse pacientes con anti-HBVe en suero y tener todavía HBV-DNA en circulación (viriones) y/o HBVcore antígeno intrahepático con una hepatitis crónica activa.

Esto explicaría la reactivación observada en algunas hepatitis crónicas en fase no replicativa.

Por lo tanto, los factores determinantes en la patogénesis de la injuria hepática por HBV la replicación viral y la respuesta inmune celular.

En la infección latente una cierta proporción de las células mononucleares de la sangre periférica de portadores crónicos del virus, poseen formas monoméricas o multiméricas del ADN del HBV está presente en linfocitos B, monocitos, células linfoblásticas de la médula ósea así como en leucocitos polimorfonucleares.

La eficacia de la terapia antiviral usada en el tratamiento de pacientes con HBV se hace con marcadores serológicos o con medición de enzimas de la función hepática. La forma más directa y confiable de medir la replicación viral es a través de la detección cuantitativa de la carga viral (DNA) en plasma.

Un rápido y sostenido descenso en los niveles de HBV DNA en pacientes recibiendo terapia con Alfa interferón, muestra ser un factor predictivo de un tratamiento favorable.

Aunque debe ser usado en combinación con otros tests, es un marcador temprano de recurrencia.

Los niveles de ALT y HBVe Ag antes de iniciada el tratamiento no reflejan los niveles de HBV-DNA. Ni la ALT ni HBVe Ag refleja los niveles extremadamente aumentados de HBV-DNA.

En individuos Hbeag negativo que son HBV-DNA positivo y contienen una mutación en el gen pre -core es muy importante el uso de la carga viral para el monitoreo de la terapia, ya que estos pacientes con dicha mutación luego del tratamiento pueden tener una recuperación clínica pero el HBV puede permanecer muy bajo (PCR positivo) por periodos que exceden 5 años.

Utilidad clínica:

  • Evaluación de transplantes hepáticos: la medición de los niveles de DNA-HBV sugiere el riesgo de reinfeccion en los transplantes hepáticos.
  • Factor pronóstico de progreso de la enfermedad y del desenlace del tratamiento.
  • Monitoreo del tratamiento con antivirales (interferón) y las tendencias de la enfermedad. Los cambios se consideran significativo solo si ellos son mayores que aquellos cambios debido a la variabilidad biológica o los debidos a la variabilidad del ensayo
  • Un cambio en los niveles de HBV-DNA mayores de 2 logaritmos detectados por la técnica de b-DNA se considera significativo.
  • Falsos negativos: muestras recolectadas con heparina que inhiben la polimerasa. Mutaciones de ácidos nucleicos que afectan la región donde se unirá el “primer” causa un falso negativo

Bibliografía:

1. LotharT. Clinical Laboratory Diagnostics: Use and assessment of clinical laboratory results, English edition, 1998.