(0294) 4435324 - 4429052 - 4459233     154235208 - 154249659

 

El análisis de orina incluye un examen físico, químico y una observación microscópica del sedimento.

El examen químico comprende las siguientes pruebas: pH, proteínas, glucosa, cetonas, sangre, pigmentos biliares, urobilinógeno y nitritos.

A partir de la generalización del uso de las tiras reactivas de orina el examen químico de la misma se ha convertido en un procedimiento simple y rápido.

En el caso de la determinación de glucosa los métodos son los siguientes:

1. Tiras reactivas impregnadas con la enzima glucosa oxidasa (específico para glucosa),para este método las interferencias son:

Falsos positivos: orina contaminada con peróxido de hidrógeno o con hipocloritos.

Falsos negativos: ácido ascórbico, cetonas, aspirina, infecciones.

2. Pruebas de reducción de cobre (detecta otras sustancias reductoras además de la glucosa).

Para la determinación de cetonas en orina se utilizan tiras reactivas y tabletas de nitroprusiato. Las interferencias factibles son:

Falsos positivos: levodopa, orinas muy coloreadas.

Falsos negativos: ácido ascórbico, cuerpos cetónicos volátiles.

En el caso de la determinación de sangre en orina se utilizan tiras reactivas que permiten la detección de eritrocitos intactos, hemoglobina libre y mioglobina.

Las interferencias posibles son:

Falsos negativos: presencia de ácido ascórbico con pH menor de 5, presencia de nitritos de proteínas, densidad aumentada.

Falsos positivos: contaminantes oxidantes como hipocloritos.

El examen físico incluye la determinación del color, aspecto y densidad de la orina.

La observación microscópica del sedimento se realiza previa centrifugación de un volumen determinado de orina.

Muestra:

La muestra de orina debe recogerse en un recipiente limpio y seco. Se recomienda la recolección de la muestra con una retención mínima de cuatro horas, por ello se aconseja la primera de la mañana.

El análisis debe realizarse dentro de las primeras  horas de emitida. Si se conserva a temperatura ambiente durante varias horas se deterioran los leucocitos, los hematíes y los cilindros.

Si el paciente demorara en llevar la muestra deberá indicarse la refrigeración de la misma.

Significado clínico:

pH: En situación fisiológica el pH de la orina oscila entre 4.6-8.0 con una media de 6.0

Significado clínico del pH urinario:

pH < 7.0 (Ácido)

– Dieta con alto contenido en proteínas de la carne.

– Ingestión de algunas frutas

– Medicamentos como el cloruro amónico, la metionina, el mandelato de metenamina y los fosfatos ácidos que se utilizan para acidificar la orina en el tratamiento de litiasis renal.

– En estados patológicos: acidosis respiratoria, acidosis metabólica como en la cetosis diabética, en la uremia, en diarreas severas y en la inanición.

– Infecciones urinarias por E. coli.

– En déficit de potasio.

pH > 7.0 (Alcalino)         

– Ingesta elevada de vegetales o frutas especialmente cítricos.

– Medicamentos como el bicarbonato sódico, el citrato potásico y la acetazolamida que se utilizan para el tratamiento de litiasis renal.

– Tratamientos con sulfamidas.

– En el tratamiento de la intoxicación por salicilatos.

– Orinas recolectadas en el período post prandial.

– En la alcalosis respiratoria y en la metabólica (vómitos)

– En infecciones urinarias provocadas por gérmenes que desdoblan la urea como Proteus spp, Pseudomonas spp.

– Muestras contaminadas con bacterias que tardan en procesarse y quedan a temperatura ambiente. Por ello el pH elevado en una orina en estas condiciones carece de valor.

Dendidad (PESO ESPECÍFICO) de la orina:

Referencias:

Recién nacidos 1,012

Lactantes 1,002 -1,006

Adultos     1,001 -1,035

Adultos con ingesta normal de líquidos  1,016 -1,024

Proteinas:

La presencia de proteinuria puede ser el indicador más importante en una alteración renal. Sin embargo luego de actividad física, en estado febril, estrés y exposición al frío, puede haber un aumento en la excreción de proteínas en la orina.

Normalmente en el riñón sano se excreta solo una pequeña cantidad de proteínas de bajo peso molecular. Esto se debe a que la estructura de la membrana glomerular no permite el pasaje de proteínas de alto peso molecular.

Glucosa urinaria

En orina aparece glucosa cuando el nivel de glucemia generalmente supera 1,80 g / l. Cuando esto sucede los túbulos renales no pueden reabsorber toda la glucosa filtrada y se produce la glucosuria.

Cetonas

Aparecen en la orina como parte del metabolismo incompleto de los ácidos grasos. En un individuo con dieta normal el valor medio es de 20 mg/dl.

Sangre o Hematuria

La presencia de eritrocitos intactos en la orina se denomina hematuria. También se considera hematuria cuando en orinas muy alcalinas o de muy baja densidad se produce lisis de los eritrocitos con la liberación de la hemoglobina.

Nitritos

Muchas bacterias producen la enzima reductasa, la cual reduce los nitratos urinarios a nitritos. Esta reacción da color en el área reactiva de la tira indicando la presencia de bacterias en la orina.

La sensibilidad del test comparado con la de un cultivo de orina es sólo del 50%. Las tiras reactivas se utilizan como una prueba selectiva que permite detectar bacteriuria aún en los casos en que no se sospecha clínicamente.

Un resultado positivo en la tira reactiva puede ser una indicación para el cultivo de orina.

Un resultado negativo no debe interpretarse como indicador de ausencia de infección urinaria, ya que existen bacterias que no forman nitritos.

Bilirrubina

En condiciones normales la bilirrubina conjugada no está presente en la orina. Aparece en la orina debido a obstrucción del tracto biliar extrahepática (cálculos en colédoco, carcinoma en cabeza de páncreas) o intrahepática (hepatitis, cirrosis activa).

Los métodos de mayor sensibilidad para la detección de bilirrubina son tabletas Ictotest y las tiras reactivas.

Urobilinógeno

Es producido por el metabolismo de las bacterias intestinales sobre la bilirrubina conjugada. Si bien la detección de urobilinógeno en orina no forma parte del análisis de rutina de la orina completa, la utilización de las tiras reactivas sirve para conocer el estado de la función hepática.

El urobilinógeno está aumentado en las anemias hemolíticas y hepatopatías (hepatitis, cirrosis).

Interferencias:

Falsos positivos: presencia de indol, porfobilinógeno.

Falsos negativos: presencia de nitritos, formaldehído.