(0294) 4435324 - 4429052 - 4459233     154235208 - 154249659

 

El Líquido cefalorraquídeo se forma a partir de la ultrafiltración del plasma en el plexo coroideo en el tercero y cuarto ventrículo del cerebro. Su volumen varía con la edad, llegando a los 140 +- 30 mL. El LCR se renueva aproximadamente entre tres y cuatro veces por día, por excreción y reabsorción a través de la barrera hematoencefálica, produciéndose al cabo del día entre 500 y 700 ml.

El 95% de las proteínas del LCR resultan de este transporte activo a través de la barrera y solo una pequeña porción es de síntesis propia. Cualquier cambio en la permeabilidad de la barrera hematoencefálica debido a contusiones, compresión mecánica, lesiones, daño vascular o infecciones, provocará un cambio en la concentración y calidad de las proteínas del LCR.

Valores de referencia: 0.40 g/L (promedio)

Rango de 0.25 a 0.52 g/L

Fracción           % normal

Prealbúmina        4 +-1

Albúmina            56+-4

Alfa 1                  5+-1

Alfa 2                  7+-1

Beta 1                12+-2

Beta 2                  6+-1

Gamma              10+-1

Patrón Elecroforético Normal

Para interpretar las variaciones en los valores de albúmina e inmunoglobulinas se utilizan cocientes de relación a ambos lados de la barrera sangre-LCR.

Cociente 1 (albúmina en LCR/ albúmina en suero) X 100: normal < de 0.65 %

Cociente 2 (IgG en LCR/albúmina en LCR) X 100: normal < de 24%

Cociente 3 (IgG en LCR/albúmina en LCR) / (IgG en suero/albúmina en suero): normal < 0.85%

El índice de IgG (cociente 2) probablemente sea el criterio mejor para evaluar si existe una anormalidad de síntesis de IgG dentro del SNC o el aumento es debido a una alteración en la permeabilidad de la membrana. Aunque este índice puede ser normal en individuos con transudado en LCR simultáneo a un aumento de IgG en suero o una disminución en la albúmina también en suero.

Significado clínico del aumento de las diferentes fracciones

Prealbúmina: Elevada en atrofia cerebral, el origen ventricular de esta proteína se demuestra por:

– una elevada participación en el LCR de origen ventricular

– disminución o ausencia en el líquido lumbar en presencia de un bloqueo espinal.

Albúmina: es considerado el mejor marcador de permeabilidad de la barrera hemato-encefálica. La cuantificación de la albúmina sirve para clasificar el tipo de LCR, el porcentaje de transudado y en particular el origen preciso del aumento de las inmunoglobulinas en el LCR.

Alfa 1 globulinas: alfa 1 y alfa 2 globulinas pueden ser vistas como dos fracciones (a menudo 4 ó 5). Entre la albúmina y la región beta. La elevación es frecuente en procesos malignos (tumor cerebral) y raramente en el curso de algunas enfermedades del colágeno donde aparece como un puente alfa-gamma.

Beta 1 Globulinas: elevada en hemorragia meníngea (probablemente ligada a beta 1 lipoproteína y fibrinógeno).

Beta 2 Globulinas: menos relevante que las beta 1, de poca jerarquía diagnóstica. Una banda similar a las “M” (monoclonal) está asociada a ciertos desórdenes degenerativos.

Gamma globulinas:

Cuantitativo, el valor hallado por electroforesis o por IDR (Inmunodifusión radial) es insuficiente para un diagnóstico clínico. El porcentaje de gamma globulina (IgG) solamente refleja la magnitud de la respuesta inmune.

Cualitativa: se encuentran tres imágenes importantes en el trazado electroforético:

1) Policlonal: este es el patrón normal en el LCR y refleja la reacción inmunológica de origen plasmático (transudado inflamatorio p.ej.). Este compromiso se refleja como un aumento heterogéneo en las gamma globulinas, el aumento de IgG le da la forma policlonal a la banda.

2) Monoclonal: particularmente característico en mieloma, con la banda monoclonal idéntica a la vista en el suero. Nótese en estos casos que estas proteínas son de síntesis dentro del SNC (Sistema nervioso central) y no un transudado plasmático.

3) Oligoclonal: durante el curso de ciertas patologías inmunes del sistema nervioso, dos a cinco bandas pueden aparecer con características oligoclonales. Esto tiene interés fisiopatológico y diagnóstico:

Fisiopatológico: en muchos casos las bandas oligoclonales indican síntesis intratecal de IgG.

Diagnóstico: cuatro patologías manifiestan claramente esta característica: neurosífilis, panencefalitis subaguda esclerosante, tripanosomiasis, y esclerosis múltiple (EM). Las primeras tres enfermedades pueden ser diferenciadas por sus síntomas clínicos, por ensayos bacteriológicos, parasitológicos o inmunológicos (determinación de IgM para tripanosomiasis). En general el hallazgo de bandas oligoclonales en el LCR de una persona joven, orienta favorablemente al diagnóstico de EM. Asociadas siempre con un aumento de IgG, la aparición de bandas oligoclonales en un LCR normal es casi siempre una manifestación de EM.

Es interesante destacar que de estas cuatro enfermedades, sólo en la EM no se ha demostrado que tenga un origen infeccioso. En otras patologías donde se observen bandas oligoclonales (meningitis, encefalitis, o infecciones por parásitos) la presencia de las mismas casi aseguraría el origen bacteriano, viral o parasitario de la enfermedad.

INTERPRETACION DE LOS TRAZADOS ELECTROFORETICOS DE LCR       

Gamma globulinas:

De forma cuantitativa es la fracción IgG la que más aporta al trazado. De forma cualitativa: 3 tipos a) policlonal b) monoclonal c) oligoclonal.

Beta globulina:

Beta 1 aumentada en hemorragia meníngea (presencia de fibrinógeno).

Beta 2 aumentada en algunos desórdenes degenerativos

Alfa 1:

Alfa 1 antitripsina y alfa 1 glicoproteina aumentada en tumores, lesiones y daño vascular diseminado.

Alfa 2:

Alfa 2 macroglobulina aumentada durante procesos infecciosos e inflamatorios, con barrera hematoencefálica intacta.

Albúmina

Indicador de permeabilidad de la barrera sangre-LCR.

Prealbúmina:

De origen ventricular: disminuida en bloqueo espinal lumbar, aumentada en atrofia cerebral.

BIBLIOGRAFIA

1- “Interpretive Guide to Clinical Electrophoresis” P.Fauchier,F.Catalan, Helena Laboratories Paris France pag 2-10 1988

2- “Electrophoresis of Serum Proteina on Cellulose Acetate” Michael A. Pesce and Genevieve C.Covolo, Clinical Chemistry 223-233 1979.

3- Acta Bioquimic Clinica Latinoamericana Vol. XXX N°4, 1966 413-418.

4- University Of Colorado Health Science Center K.S.Carstens, Ana M. Sepulveda Pacheco, P.C.Romfh, 53-58; 1986.

5- Lawrence M. Killinworth, Ph.D. Sacred Heart Medical Center Spokane Wash. (Poster information).

6- Clinical Chemistry “Effects of Drugs on Clinical Laboratory Tests” American Association of Clinical Chemistry Research Service. 2000